Cuatrimestre frío

676
DCIM100GOPRO

La mayor inundación recordada (no podemos decir que es la máxima de la historia) es la que tenemos actualmente. Todas las referencias han sido superadas. El famoso hito del primer piso del casino quedó vetusto. Por primera vez veo pasar el agua sobre el puente del Hotel Río. Si bien en las inundaciones de la década del 70 ese puente no existía, si existían otras referencias como la capilla Ntra Sra De Luján, que demuestra claramente el impacto de la actual inundación.

Y cuando esto ocurre empiezan las conjeturas. “que el río crece rápido”, “ que los canales“, que “el cambio climático”, etc etc.  Y si bien cuando ocurre un desastre de esta magnitud son varios los factores que confluyen para que él mismo suceda, se suele perder de vista la importancia de cada uno de ellos.

En general escuchamos hablar de todos los factores aleatorios alrededor del fenómeno, pero no él del núcleo del mismo.

Entonces en ese caso si hablamos de inundaciones deberíamos enfocarnos en el volumen de precipitaciones.

El punto principal a considerar es la cantidad de lluvia. Entonces analicemos ese punto principal. Para hacerlo se necesitan datos. Por lo que lo haré con datos en mano.

¿Por qué ocurrió semejante inundación?

Porque tenemos la mayor cantidad de lluvias históricas registradas para los meses fríos (Mayo, Junio, Julio y Agosto). Los meses fríos son los más secos de nuestro clima, pero eventualmente pueden tener excesos por fenómenos como la corriente del niño, u otros de menor impacto pero que juegan también a la hora de aumentar los niveles de las precipitaciones.

¿Entonces si las lluvias son records, estamos ante un cambio climático?

No necesariamente, para decir que estamos en un cambio climático que nos llevará de ahora en más a este tipo de fenómenos invernales, los mismos deberán repetirse o debieron haber venido repitiéndose en los últimos años.

Y esto ocurrió en los últimos años?

Miremos el comportamiento de este cuatrimestre en cuestión, si bien el de 2015 aún no terminó y parece que tendrá bastante por decir aún.

imagen

 

 

 

 

 

 

Desde 1951 a la fecha la regresión lineal es negativa. Tuvo aumentos en la década del 70, caída en los 80, repuntes importantes a principios de los 90, y recién vuelve a encontrar un ascenso de importancia en los últimos años.

No se puede atribuir este fenómeno al cambio climático o una tendencia ya establecida. Para que ello ocurra deberemos esperar más años de análisis y repetición del fenómeno.

Lo que sí debemos saber es que el fenómeno es excepcional para un registro de 65 años, pero no podemos descartar que el mismo no vuelva a suceder en escaso tiempo. Miremos lo ocurrido a principios de los 90, con la repetición de tres inviernos consecutivos (1991-93) registrándose picos de lluvias en el período considerado, promediando 347 mm para esos años. Luego las mismas cayeron de tal forma que en el período 2006-2008 ese cuatrimestre apenas promedió 61 mm.

Estamos en una situación parecida a la de principios de los 90. Con los 468 mm que llevamos en 2015 para este cuatrimestre, el promedio del último trienio nos indica que estamos en 279 mm. Y si el mismo lo estiramos a los últimos 4 años, ya que en 2012 también hubo abundantes lluvias, el mismo crece hasta 298 mm.

Conclusión. Estamos en un agosto excepcional y como el mismo sucede a tres meses invernales con lluvias encima de la media, provoca el desastre que tenemos en estos días.

¿Es tan extraño? Mirando el gráfico deberíamos decir que no. Algo parecido ocurrió hace 22 años.

La crecida es excepcional, el clima… no tanto.

Compartir

No hay comentarios