Niño no te vayas… Niño vení

1524

A dos semanas de cerrar el año, inmersos de pleno en el mes típico de acusar la señal del fenómeno Niño, empezamos a ver necesidades hídricas en algunas áreas de nuestra región. Especialmente, en campos en los que las napas freáticas no se encuentran cerca de la superficie.

También es cierto que otros productores agradecen estas condiciones porque les ha permitido sembrar sectores de lotes que estuvieron bajo agua los últimos meses.

La supuesta previsibilidad de lluvias de diciembre deberá cumplirse en los últimos 14 días.

Algunos datos de lo que llevamos de este mes:

En los puntos en donde Meteosalto monitorea nivel de napas, se registraron bajas entre 27 y 40 centímetros.

El río se encontraba en 3.23 el día uno de diciembre y hoy está en 0.96.

Al 16 de diciembre las lluvias cubren el 17 % del promedio del mes, y apenas el 13% de la media de los años Niño.

La caja de ahorro que significaron buena parte de las lluvias de los meses anteriores, permiten que esta situación pueda transcurrir por ahora sin mayores sobresaltos.

Para lo que queda del mes se pronostican lluvias, especialmente, a partir del día 23. Salvo una, que puede ser generalizada en la región pampeana, las otras serían más localizadas.

Pero lo cierto es que al día de hoy, y contra todos los pronósticos, en el norte bonaerense tenemos algunos puntos que necesitan lluvias (impensado 20 días atrás). El Niño que tanto nos asustó antes de octubre, a tal punto que fue bautizado en el mundo como el “Niño Godzilla”, ahora necesitamos que se haga presente. No con la furia de aquel monstruo japonés, pero sí que haga sentir su presencia. Como diría un conocido ingeniero de Salto, “Niño volvé, te perdonamos”.

Compartir

No hay comentarios