2015, el año «anormal» que parecerá «normal»

1924

Con el paso de los años, cuando repasemos las estadísticas de lluvias, 2015 no destacará como un año excepcional. Al mirarlo en su totalidad, las precipitaciones apenas superaron el 7% del promedio anual. El 2015 tiene el puesto 16 entre los más lluviosos de los últimos 65 años (nada excepcional)

Sin embargo sufrimos con el río, que alcanzó un nivel del cual no se tenían registros, y nos encontramos con el séptimo diciembre más seco en 65 años, que pone en riesgo una buena cuota de la producción de granos en nuestro partido. Si bien en su número global 2015 parece “normal”, cuando se analiza el detalle de mes a mes se vuelve bastante “anormal”. No es atípico que aparezcan estas anomalías mensuales cuando se estudia a cada año en particular. Pero si es bastante extraña la secuencia de excesos y déficits de los meses del año recién terminado.

El período de mayores lluvias en nuestra región va de octubre a abril. En esos 7 meses se acumulan el 77% de las lluvias anuales. En los meses fríos, de mayo a septiembre, el 23% restante. Durante 2015 los meses fríos acumularon el 44% de la lluvia anual, y dos meses en particular, mayo y agosto que se llevan el 10% anual de promedio, en 2015 registraron el 33.5% de las lluvias totales. En el gráfico siguiente podemos ver el desvío que tuvo cada mes de su media histórica.

anomalia 2015

En conclusión, hubo defasajes muy grandes en los promedios mensuales, que cambiaron notablemente la distribución de lluvia a lo largo del año, más allá que no haya ocurrido eso con la media anual.

En el gráfico, las barras bordó son el promedio mensual en 65 años, las azules son las lluvias de 2015.

comparación 2015 vs resto

En una palabra, sobró agua cuando no se la necesitaba (meses fríos), y faltó cuando hubo demanda (los meses cálidos).

Compartir

No hay comentarios