¿Por qué nuestro invierno es más largo que el verano?

5060

Noventa y un días y cuatro horas. ¿Qué es ese lapso de tiempo? Es exactamente la cuarta parte de un año. El año se divide en cuatro estaciones. Si las mismas tuviesen la misma duración, ese período es el cada una de ellas debería ocupar.

¿Esto es así en realidad?

No, definitivamente las estaciones no tienen la misma duración.

¿Y en el reparto que nos tocó?

Quizás aquí venga la respuesta que muchos no querían leer (especialmente los amantes del calor).

Nuestro invierno, el del hemisferio sur, es la estación más larga (verano para el hemisferio norte) con 93 días y 14 horas de duración; seguida por el otoño con 92 días y 22 horas, la primavera con 89 días y 17 horas, y el verano, la más corta, con 89 días y una hora de duración. Minutos más, minutos menos, esto es así todos los años.

¿Por qué es así? Básicamente porque la órbita de la tierra alrededor del sol no es circular sino una elipse ligeramente excéntrica. De esta manera quienes estamos en el hemisferio sur quedamos más cerca del sol en verano y más lejos en invierno. Esto nos llevaría a pensar que deberíamos tener veranos más calurosos e inviernos más fríos que los que suceden en el hemisferio norte. Pero no es así. Hay un factor que es decisivo para que esto no ocurra. La continentalidad. El hemisferio norte tiene un clima más continental por existir menos superficie oceánica. Eso lleva a amplitudes térmicas superiores a las que tenemos en el hemisferio sur.

Para quienes no aman el frío, una buena, y una mala. Tenemos un invierno más largo, pero menos crudo que en el hemisferio norte.

Ánimo, esto recién empieza, y va a durar hasta el 22 de septiembre…

Compartir

No hay comentarios