Oymyakon, cómo es la vida donde nació el invierno

1271

Mario Picazo, presentador de la TV en España hace una pintura de su viaje a Siberia y describe la vida en el pueblo más frío del mundo. Se llama Oymyakon y está en el corazón de Siberia, Rusia. En este remoto pueblo de unos 900 habitantes la temperatura mínima ha llegado a los 71,2 grados bajo cero. Así es la vida en el polo del frío. Oymyakon es un pequeño pueblo, escondido en lo más profundo de Siberia y ostenta el récord de la temperatura más baja registrada en un municipio. En enero de 1926, el termómetro del pueblo llegó a marcar una mínima de 71.2°C bajo cero.

Oymyakon y Verkhoyansk en Siberia son los únicos dos lugares habitados en el mundo que han registrado temperaturas por debajo de 60.0 °C bajo cero cada día en enero. La temperatura media máxima en Oymyakon en enero es de -42°C y la media mínima es de -50°C.

Para llegar a Oymyakon hay que conducir 17 horas por la congelada autopista de Kolima o carretera de los huesos. Conecta Yakutsk, en Siberia oriental, con Magadán, a orillas del mar de Ojotsk. Bajo ella están los cuerpos de miles de presos que la construyeron.

Allí la gente vive de la minería. Recibe dinero del estado por la extracción de oro y tiene minas de antimonio. La cría de ganado y de caballos es otra de las actividades económicas de la población. También hay pescadores y cazadores de renos y alces.

En Oymyakon los coches duermen en garajes con calefacción ya que los motores no arrancan a -20 °C y menos a -50 °C. Si no tienes garaje, lo dejas fuera durante el duro invierno y al llegar la primavera algunos prenden una hoguera debajo para descongelarlos.

Hay calefacción para todo el pueblo gracias a una central térmica que sirve a todos y que funciona con carbón las 24 horas del día. Las casas están muy bien acondicionadas para el frío pero no tienen agua corriente, porque se congelan las tuberías.

En Oymyakon los niños no pueden estar fuera cuando la temperatura baja de -68 °C. A -49 °C pueden jugar en la calle solo durante 20 minutos. Un mes al año no van al colegio porque la temperatura está por debajo de -54 °C.

La dieta es más carnívora que otra cosa, porque no hay mucha fruta y verdura por su elevado precio. Entre sus especialidades culinarias esta la carne de venado, de ternera y potro. También se come pescado crudo y sangre de caballo con pasta.

En Oymyakon hay tienda, café, club, biblioteca, museo, farmacia y desde hace unos años internet. También hay un pequeño hospital con médicos de atención primaria y pediatría.

Todo está congelado durante los largos meses en los que la temperatura no supera los 0 °C. Aunque por las tuberías corre agua caliente en un circuito cerrado, si quieres agua, tienes que ir al río y traerte bloques de hielo, y descongelarlos al calor del fuego.

Oymyakon es el auténtico polo del frío en el hemisferio norte. Dice la leyenda que allí nace el invierno y lo recoge Papa Noel para repartirlo por toda Europa.

Compartir

No hay comentarios