¿Por qué no avanza la siembra?

689

A octubre le faltan algo más de 10 días, y sus promesas de lluvias se han cumplido solo en cierta medida.

Aún no ha llegado a su promedio de 118 mm, pero con los pronósticos vigentes parece que lo logrará sin mayor dificultad, pero tampoco por ahora da la sensación que llegará a esos valores apocalípticos que algunos pronosticaban en agosto.

La siembra de soja está con atraso respecto al año pasado, pero no tanto por el clima sino por decisión de los propios productores que no han utilizado las pequeñas ventanas de siembra que se han presentado. Esto fue en general, por la amenaza que a continuación ocurrirían nuevas lluvias que complicarían los nacimientos del cultivo.

Y el otro factor climático que está jugando, pero más en la cabeza de algunos productores, que en la realidad, es la supuesta baja temperatura del suelo. La temperatura del suelo se logra básicamente por radiación solar, y la radiación para esta época del año, si bien hubo algunos días nublados, no es menor que el promedio de años anteriores. Sí se debe prestar atención a las coberturas de rastrojo, porque allí sí existe un factor decisivo para la temperatura en cada lote.

Que el aire esté frío no implica suelo frío. El aire es un muy mal conductor del calor (por eso se lo usa como aislante)  y la principal transferencia de calor entre suelo y aire se da desde el primero al segundo.

La decisión de usar las últimas oportunidades de siembra que se van a dar antes de fin de mes pueden encontrar esta vez sí, una lluvia de mayores proporciones a las ocurridas hasta el momento. En la última semana puede ocurrir la principal tormenta del inquietante octubre.

Compartir

No hay comentarios