La lluvia y marzo… amigos de siempre

5101

Marzo es el mes más lluvioso en nuestra zona. Así lo demuestran las estadísticas con series de lluvias más extensas. Tomando los últimos 10 o 20 años quizás ese número no sea contundente, pero cuando superamos los datos de 40 años, inexorablemente Marzo es el 1.

Repasando la historia de nuestra región, el tercer mes del año es contundente, con algunas cifras que no dejan de meter un poquito de miedo

En una serie de 65 años donde juntamos 780 meses, y extraemos de ellos los 10 con mayores registros, marzo se queda con 5 puestos de ese top ten.

Repasemos esos números:

primeros diez

Si les interesa saber cual es el puesto 11… marzo del 66, con 321.  Algo que surge de esos números es que los 10 meses más lluviosos no ocurrieron en los últimos 15 años. A veces los cambios de clima que creemos ver todos los días,  quizás, es simplemente porque no sabemos que pasó antes.

El comienzo del otoño es el momento de mayor riesgo de inundaciones para nuestra zona y nuestro litoral en general.

Lo ocurrido en agosto del año pasado por ahora es un hecho absolutamente excepcional. Pero los excesos de otoño, por el contrario, son bastante habituales.

Será fácil encontrar la respuesta en el fenómeno de El Niño, pero un pequeño repaso por los Niños de señal más fuerte en marzo (83, 92 y 98) dejan ver lluvias en esos meses que no superaron los 90 mm.

El riesgo no es El Niño, el riesgo es marzo.  De hecho, en 2001, teníamos una Niña débil, y terminamos inundados. El cambio de estación, genera esta atmósfera inestable que se ve claramente en marzo, y que a partir de los 90 se empezó a verificar también en los otros meses de otoño.

En otoño es cuando han ocurrido las principales tormentas que han dejado secuelas en el recuerdo de los argentinos. El 31 de mayo del 85 llovieron 306 mm en la Ciudad de Buenos Aires, es el record para un solo día. El 7 de abril de 1995, ocurrió el desastre de Pergamino. El 29 de abril de 2003 fue la inundación en la ciudad de Santa Fe, y la más reciente, el 2 de abril de 2012, en la ciudad de La Plata.

Los servicios de meteorología, tanto privados como estatales apuntan a un marzo de 2016 con varios días de lluvia.

El déficit de fin de enero fue largamente repuesto por un febrero muy lluvioso. Los suelos están en una frágil situación de equilibrio. Un marzo lluvioso traerá, inexorablemente, anegamientos y complicaciones. Es época de cosecha y los caminos tienen poco descanso, y seguramente su estado se deteriorará. Los días se tornan más frescos y con menos horas de luz. En el campo, nadie desea un marzo lluvioso.

¿Y en la ciudad?  Aquí la preocupación siempre es  el río. Luego de un verano muy tranquilo, las últimas lluvias de febrero movieron el nivel porque se terminó la capacidad de absorción de los campos. Lluvias moderadas y repartidas permitirán soportar el nivel del río dentro del “cajón”. El riesgo máximo lo implica una tormenta convectiva con alto volumen de agua caída en poco tiempo, porque ahora no hay posibilidad de retener ese volumen en los ya saturados suelos rurales.

Compartir

No hay comentarios